gargantuario@gmail.com

MmMmMmMmMmMmMmMmMmMmMmMmMmMmM

crónicas desde magonia



Por: Luis Alfonso Gámez




Cuando los periodistas inventaron los platillos volantes



LUIS ALFONSO GÁMEZ


"Si los platillos volantes son reales en un sentido físico, los periódicos habrán hecho un magnífico trabajo cubriendo la historia, aunque las explicaciones se hayan echado en falta. Si los platillos volantes son totalmente inexistentes, los periódicos habrán, por lo menos, explotado una buena historia hasta el límite". Medio siglo después de que un estudiante de periodismo de la Universidad de California, DeWayne B. Johnson, pusiera a los medios de comunicación en el ojo del huracán de la naciente ufología en su trabajo 'Flying saucers over Los Angeles. The ufo craze of the 50's' (1998), podemos decir, sin lugar a dudas, que éstos no han desempeñado el papel de héroe, sino el de villano. Porque los platillos volantes nunca han surcado los cielos de la Tierra ni se han posado en nuestros campos; los extraterrestres jamás han secuestrado a inocentes almas solitarias ni sus naves se han estrellado contra la superficie de nuestro planeta.

Desde 1947, se han dedicado miles de libros y de artículos, de horas de radio y de televisión, a ahondar en la realidad del que ha sido denominado por sus seguidores 'el misterio número uno de la ciencia moderna'. Sin embargo, no se ha aportado ni una sola prueba que avale la realidad de las supuestas visitas de seres extraterrestres. Esto no quiere decir que los ovnis, como ingenios alienígenas, no existan. Existen, pero únicamente sobre el papel y en la imaginación popular, y han dado lugar a una de las creencias con mayor arraigo social de la segunda mitad del siglo XX. Por eso, la clave del misterio no se esconde en la inmensidad del espacio, sino en lo más íntimo del ser humano, en el contexto histórico en el que aparecieron por primera vez los platillos volantes y en la necesidad de los medios de comunicación, y por extensión de los periodistas, de noticias extraordinarias.

Ya a finales de los años 30, década en la que había cobrado un enorme auge en Estados Unidos la ciencia ficción de la mano de las revistas 'pulp' -denominadas así por estar confeccionadas con papel de ínfima calidad-, gran parte de la sociedad norteamericana consideraba factible un contacto inminente con seres de otros mundos. Quien sacó a la luz esa creencia fue Orson Welles, que el 30 de octubre de 1938 convirtió en víctimas de una invasión marciana a 1,2 millones de personas, según estimaciones del Instituto Americano de Opinión Pública. Los efectos de su adaptación radiofónica de 'La guerra de los mundos', la novela de Herbert G. Wells, demostraron que el público podía llegar a vivir una ficticia guerra interplanetaria -"Me asomé por la ventana y vi una luz verdosa que creí que procedía del monstruo", "Creí sentir olor a gas y oleadas de calor"- como si estuviera teniendo lugar en realidad. Once años antes de la aparición en Estados Unidos de los primeros platillos volantes, Welles había dejado claro que no hacía falta que nada extraño apareciera en los cielos para que la gente 'lo viera'.

Tras la Segunda Guerra Mundial, tras las explosiones de las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki, EE UU se sumió en una paranoia anticomunista que derivó en la célebre caza de brujas del senador McCarthy y en el temor a que la Unión Soviética lanzase un devastador ataque nuclear. La sociedad estadounidense fue inmediatamente consciente de que el monstruo que había liberado -el poder destructivo del átomo- podía volverse contra ella misma. "Se construyeron refugios atómicos en cada comunidad americana, y se exigió a las escuelas públicas que los alumnos practicaran simulacros de ataques. Es en este escenario en el que tienen lugar las observaciones de platillos volantes de 1947", recuerdan el sociólogo Robert Bartholomew, de la Universidad James Cook (Australia), y el psicólogo George S. Howard, de la Universidad de Notre Dame (EE UU), en 'Ufos & alien contacts. Two centuries of mystery' (1998).

El término 'platillo volante' fue acuñado el 24 de junio de 1947. Kenneth Arnold, un vendedor de equipos de extinción de incendios, volaba a los mandos de su avioneta en el Estado de Washington cuando vio nueve objetos 'en formación' sobre el monte Rainier. "Se desplazaban como platillos saltando sobre el agua", recordaría después. En un primer momento, Arnold temió que se tratara de ingenios soviéticos e intentó informar al FBI; pero la oficina de Pendleton (Oregon) estaba cerrada, así que acabó contando la historia al corresponsal de la Associated Press. El despacho que emitió la agencia de prensa, que llegó a 150 diarios del país, comenzaba: "Nueve objetos brillantes con forma de platillo volando "a increíble velocidad" a 10.000 pies de altitud han sido observados hoy por Kenneth Arnold...". El reportero tomó la descripción del vuelo de los ovnis por la de su forma y la gente empezó a ver, primero en EE UU y después en el resto del mundo, platillos volantes. No hubo, sin embargo, observaciones de objetos con forma de bumerán, que era la que tenían los ovnis del monte Rainier, según el propio Arnold.

La irrealidad periodística venció a la realidad en 'el caso fundacional' del mito de los platillos volantes y de la pseudociencia de la ufología. Y, como una mentira repetida muchas veces acaba siendo asumida por mucha gente como una verdad, los ufólogos acabaron cambiando la historia y Arnold vio platillos volantes. Poco importa a estas alturas qué fue lo que vio el hombre de negocios en las inmediaciones del monte Rainier. El mito de los platillos volantes y la pseudociencia que ha florecido a su sombra no tienen ninguna necesidad de los platillos volantes.

© Copyright Luis Alfonso Gámez, mayo 2002.
Prohibida la reproducción.





		

Círculo Escéptico



FOTOGRAFÍAS

www.flickr.com
Éste es un módulo Flickr que muestra fotos públicas de Tenebris. Crea tu propio módulo aquí.

Círculo Escéptico


COLABORACIONES

Comentarios Semanales Sindioses

Por: James Randi / Traducción de Glenys Álvarez y Marcelo G Huerta de SinDioses.com

En el Candelabro y Crónicas desde Magonia Cien Gaiteros

Por: Luis Alfonso Gámez



www.flickr.com
photos in EuskalHerria More photos in EuskalHerria


Círculo Escéptico


DEPENDENCIAS

Nuevo poemario de los cien gaiteros del delirio

Cuentos y relatos de los cien gaiteros del delirio

Cuentos y relatos cortos de los cien gaiteros del delirio

Nuevo fotocuentario de los cien gaiteros del delirio

Nuevo fotoblog de los cien gaiteros del delirio

Pasacalles de Gargantua

)¬Guía del Autoestopista Galáctico



SECCIONES

Actualidad-Noticias-Información


ENLACES

Círculo Escéptico

Dios

CETETISMO ABERTO

Blogalia



<Diciembre 2021
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
             

Unidos a la
Rede de Racionalistas


© 2002 Tenebris
Google
Search WWW Search gargantua.blogalia.com